No es gratuito que Real de Catorce en el estado de San Luis Potosí, haya conseguido el nombramiento de Pueblo Mágico. Es un sitio inagotable si se busca conocer todas las cosas interesantes que ofrece. Por ejemplo, destaca su Museo Parroquial, el cual es un recinto en donde se preservan fotografías, objetos y otras cosas curiosas halladas en lo profundo de las minas de Real de Catorce. También es valioso conocer un lugar como Los Panteones, por ser precisamente allí donde fue construida la primera capilla de esta comunidad potosina, gracias al impulso de un grupo de franciscanos en 1775.

La Plaza Principal y el Jardín Hidalgo son otros dos sitios indispensables para quienes decidan pasar unas vacaciones en este excelente Pueblo Mágico. En primero es un espacio urbano en donde se levantan los edificios más representativos de Real de Catorce, como es el caso de la Parroquia de la Inmaculada Concepción y el Palacio Municipal. En cuanto al segundo, se caracteriza por estar lleno de árboles, comercios, restaurantes y por ser ciertamente, el corazón de todo este Pueblo Mágico.

Ahora bien, Real de Catorce, como buena comunidad provincial mexicana, cuenta con varios festejos y tradiciones populares que vale la pena conocer. Incluso, es recomendable visitar Real de Catorce, especialmente en el  marco de estas celebraciones típicas, para conocer de cerca la vitalidad del lugar, comprendido como una comunidad.

Una de las fiestas más importantes de Real de Catorce acontece al iniciar el mes de Octubre, con el festejo del “Santo Charrito”, es decir, San Francisco de Asís. Esta fiesta se desarrolla en varias etapas, las cuales concluyen el 4 de octubre, el día de la celebración patronal. De esta manera, desde el 1 de octubre, el santo patrono es bajado de su sitial y colocado en un espacio de la Parroquia de la Inmaculada Concepción.  Allí es objeto de culto y veneración por parte de los habitantes de Real de Catorce. Luego, esta misma figura es transportada por todos los rincones del poblado.  Como parte de esta misma fiesta tradicional se realiza una feria, a la que acuden personas provenientes de otros varios estados de la República Mexicana. Todo ello por el afán de venerar al llamado “Santo Charrito”.  El día 4 de octubre se le cantan las típicas mañanitas al santo mencionado y se efectúa una misa en honor de esta figura sacra, misma que al finalizar la ceremonia es devuelta a su lugar habitual en la Parroquia de la Purísima Concepción.