Real de Catorce es un Pueblo Mágico del estado de San Luis Potosí. Se caracteriza por ofrecer una propuesta turística con abundantes referencias históricas y un sugestivo ambiente místico. De cualquier manera, tal y como sucede en el caso de cualquier otro lugar de interés vacacional o viajero, hay ciertos puntos que deben solventarse antes de visitar este sitio: uno de ellos es el caso de los restaurantes que se pueden visitar en Real de Catorce, otro más se refiere al alojamiento y los mejores hoteles en donde quedarse allí. Luego hay que considerar las actividades recreativas que se pueden gozar en Real de Catorce y finalmente, el transporte más conveniente para utilizar en este sitio.

En lo que se relaciona a las actividades más aconsejables para realizar en este Pueblo Mágico potosino, podemos mencionar las siguientes: primero, probar los platillos típicos de esta comunidad, como el asado de novia, las enchiladas potosinas, la gallina a los nueve vinos y las gorditas de huitlacoche y flor de calabaza, con agua de tuna  o atole de guayaba. Pero también, de lo mejor que hay por hacer en Real de Catorce, es subir a Wirikuta, territorio sagrado de los indígenas huicholes, para percibir el misticismo de esta zona potosina. Real de Catorce es uno de los Pueblos Mágicos más encantadores, por sus cautivantes barrios, llenos de historia y tradición, por lo cual, recorrerlos es una delicia imperdible.

Para este último punto, se debe tomar en cuenta que, por tratarse de un pueblo sumamente pequeño y tranquilo, en Real de Catorce no hay muchos servicios. Para el caso del transporte, en Real de Catorce lo más conveniente es trasladarse a pie, en coche, o en automóvil rentado. Al tratarse de un lugar con mil trescientos habitantes, se hace evidente que si bien sus atractivos son inmensos, las atracciones de esta cabecera municipal no se encuentran muy distanciadas. Para explorar sitios como el Centro Cultural Casa de Moneda, la Parroquia de la Purísima Concepción, la Arena de Toros, el Palenque de Gallos, la Capilla de Guadalupe o el Panteón Antiguo de San Francisco, lo mejor es hacerlo caminando, pero para otros, como el Túnel de Ogarrio o la Hacienda Socavón de la Purísima, lo conveniente es usar un coche propio o un auto rentado.  Otra actividad interesante, es la de visitar a caballo los cercanos vestigios de la Mina de San Agustín.